lunes, noviembre 19, 2012

Gracias



Aquí yacen las venas. Siempre abiertas.

Los poros inhalan y exhalan lo que no te detuviste a conocer.

Los brazos desmayados.

El cuello emprende una  lucha feroz. Va desterrando la violencia de tus besos.

No hay comisura más perfecta que la de tus labios. (Se parece tanto al inicio de una herida). 

Siento el impulso de pegarla a mi boca. Debo contener  la hemorragia.

Andas por ahí, desangrándote en palabras.

Me separo y las descubro resbalando por mis pechos. Son lo mismo que peces moribundos.

Se mueren de aire. Se mueren de frío. De futilidad.  Charlatanería.

Corre. Retira ya la garra del zarpazo.
Corre. Eres lo mismo que un ave ciega.
Corre. No voy a detenerte.

1 comentario:

Unknown dijo...

Como en las calles de una ciudad ajena,
como en las noches robadas al calendario,
como en las cervezas que ambriagaron nuestra inspiración por momentos,
me gustó tu "gracias" desglozado en lineas,
lanzas puntiagudas que vuelan y al caer son ceniza
y demostración a la vida, de que todavia hay muchas letras por compartir