lunes, noviembre 19, 2012

Gracias



Aquí yacen las venas. Siempre abiertas.

Los poros inhalan y exhalan lo que no te detuviste a conocer.

Los brazos desmayados.

El cuello emprende una  lucha feroz. Va desterrando la violencia de tus besos.

No hay comisura más perfecta que la de tus labios. (Se parece tanto al inicio de una herida). 

Siento el impulso de pegarla a mi boca. Debo contener  la hemorragia.

Andas por ahí, desangrándote en palabras.

Me separo y las descubro resbalando por mis pechos. Son lo mismo que peces moribundos.

Se mueren de aire. Se mueren de frío. De futilidad.  Charlatanería.

Corre. Retira ya la garra del zarpazo.
Corre. Eres lo mismo que un ave ciega.
Corre. No voy a detenerte.

jueves, septiembre 06, 2012

En (fucking) reparación

La presente se encuentra en reparación, al igual que la psique de la realizadora. Este blog se ha cansado ser ordeñado, por lo que la autora también se reserva el derecho de mentarle la madre a quien resulte responsable de tal ordeña. PD. Disculpe las pinches molestias que esto le ocasiona.